La diversificación de actividades productivas como medio para construir la paz en Colombia

La región de Tolima (Colombia) vio nacer tanto la guerrilla de las FARC como los primeros campamentos de autodefensa campesina. La violencia y el desplazamiento han sido realidades muy presentes en este territorio, y hoy, algunos de sus municipios, como Planadas, forman parte de los 170 municipios reconocidos en los Acuerdos de Paz como prioritarios para las intervenciones públicas y para la cooperación internacional mediante los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) en Colombia.

A pesar de la ausencia de violencia activa en los últimos años, esta zona sufre un escaso desarrollo económico, lo que acentúa la vulnerabilidad de la población local, formada en un 78% por víctimas de desplazamiento forzado o de la desmovilización.

Para dar respuesta a esta realidad, CIDEAL y su socio FUDESCO han desarrollado el proyecto “Donde nació la guerra, sembramos la paz”, una exitosa intervención centrada en la recuperación medioambiental a través de la apicultura. En el marco de este proyecto, se han instalado 10 unidades apícolas que facilitan una fuente de ingresos distinta al café, las cuales son gestionadas por mujeres y jóvenes desmovilizados y desplazados, a la vez que se ha fomentado la reforestación y la limpieza de bosques mediante acciones comunitarias, que han servido para estrechar lazos entre la población local.

La apicultura es un sector clave y con mucho recorrido en Colombia, ya que no solo abre camino para la producción y venta de la miel, sino también la crianza de abejas reinas o de productos apícolas derivados. A esto se añade que el radio de polinización de las abejas tiene efectos positivos para el medio ambiente y para el resto de los cultivos locales.

Gracias a esta iniciativa, financiada por la Comunidad de Madrid, se han reforestado más de 40 hectáreas, se ha diversificado la economía local de manera totalmente sostenible y se ha hecho acopio de más de 1.500kg de miel.